Home / La integridad es un requisito para prosperar #2

Si usted quiere milagros en su vida, si quiere que se le manifieste el poder de Dios;  debe de permanecer solamente en la dimensión espiritual.

Es el querer del Señor que no vivamos más en el ámbito natural.  Dios no desea que las cosas sucedan y que usted diga que fue otra persona, pero usted no.

Ya es tiempo de que juzgue espiritualmente  y vea quien está detrás de esa otra persona  y que entonces ataque lo que está detrás de ella;  porque no es con nombre y apellido nuestra lucha.

¿Te despidieron?  Mira que no fue el apellido X,  sino el enemigo, o Dios mismo.  ¿Y por qué?   Ve primero y escudríñate,  ¿qué hiciste,  qué has venido haciendo,  o dejando  de hacer?

Eso para rectificar,  no para enojarte con Dios,  no para enojarte con la vida,  eso hacen los naturales. Si lo correcto hacemos, mostramos nuestro nivel espiritual y el fluir de la bendición del Señor nos volverá.

David.  Este hombre reconoció de inmediato cuando le dijeron que el hombre del que le hablaban era él mismo.  Y dijo: “Sí soy yo”.

Pero pasó un año para que él hiciera el salmo 51.  Y reconoce que si Dios quitaba de él su Santo Espíritu, estaba más que perdido. Estaba muerto.  Pidió que se le devolviera el gozo de la salvación.

¿Cuántos cristianos aburridos, obstinadas y frustrados vemos en todo lado?  Están así porque no tienen el gozo de su salvación.

La perdieron por el grado acumulado día a día de la contaminación de su corazón.

Cuando usted descontamina su corazón,  el gozo le vuelve a visitar, ¿lo ha probado?  Claro que sí.   Primero lo sientes por onzas y luego por litros y luego por estañones.Si mi hermano  y es donde te vuelves como un loco,  nada te importa más que tu Dios y Señor.

Y  entonces  viene también el diablo y se pega un resbalón al verte ya que se topó con el aceite que sale de ti  y lo ves caer justo a tus pies.

Iglesia,   regresa por la senda de la Santidad,  limpia tu corazón y luego fluye en el rio espiritual.  Ya no estás para estar fluyendo en el rio natural.  Ese rio es el Nilo,  es Egipto.

Tú no eres ni de Egipto ni del Nilo,  eres del Jordán.  Son las corrientes del Espíritu lo que fluye del Jordán.   Dios no quiere que su pueblo viva en lo natural,  no lo agradas.

Cuando analizas las cosas carnalmente;  no lo estás agradando.  Si así vives,  no estás nunca en la misma frecuencia divina,  porque Él no es natural, y tú tampoco.

¿Quieres ser bendecido?  Vive en un nivel de sobrenaturalidad,  porque Dios no habla con carnales, los ama pero no habla con ellos.

Les estoy dando una razón bíblica del por qué no llegan a ti las bendiciones de la prosperidad: te puede estar faltando integridad, y ello te da el fruto de vivir en un nivel meramente natural,  al igual que el mundo.

Dios nos dice que debemos de ser espirituales y acomodar lo espiritual a lo espiritual.  Ya no debemos creer que seamos más carnales,  si te decides a vivir bajo las normas divinas.

Iglesia, no me explico cómo hacen algunos para no buscar la Llenura del Espíritu Santo diariamente,  no lo puedo entender,  es imposible para mí.

Yo viviría sin uñas, viviría en angustia y desesperación,  pero sin la llenura del Espíritu Santo; eso no es negociable para mí.   Viviría llena de terror y de miedo allá  afuera.

Sin la llenura del Espíritu Santo estamos vencidos,  desnudos,  desprotegidos.

El  Espíritu Santo es nuestro oxígeno del cielo,  es el que nos llena para ser los ojos,  la boca y poderlo sacar,  echar fuera de nosotros.  Y así ser portadores de vida en abundancia a las gentes.

Yo sé que si no acampo junto a una palabra que él me da cada día,  no podría caminar sobre las circunstancias sino debajo de ellas.

Dios no deja de darnos palabra Rehma,  no deja de visitarnos con palabra fresca.

Acampa alrededor de esa palabra, pon tu campamento allí  y dile: “Señor, estoy al frente de lo que me has dicho; allí vivo y he montado mi tienda.  No miraré otra cosa sino solo la palabra que has pronunciado sobre mi vida”.  Eso te hace vivir en su río  iglesia.

No mires  a la derecha,  no mires a la izquierda.  Mira solamente lo que tienes al frente y asegúrate que a quien tienes al frente es a Jesús, es en él  en donde deben estar puestos tus ojos, porque solo Él es el autor y consumador de tu fe.

Repito las dos cosas que nos han estado impidiendo que las bendiciones del cielo se me vengan encima:

  • Falta de integridad,
  • Vivir   naturalmente

Le doy una tercera razón:

Viva en la realidad de Dios, esto es,  orar.   La realidad de Dios no es por e-mail,  por web o por celular.

La única forma de contactarse con Dios es orando.  Oración personal, oración familiar y oración corporativa hace que veamos abiertas las ventanas con unciones llenas y nuevas de Dios;  y fruto de eso es que el poder de Dios se manifiesta se evidencia en nuestra vida.

A veces usted ora para que Dios cambie cosas.  Pero Dios nunca,  cuando usted ora va a cambiar cosas.   Cuando usted ora lo que sí hace Dios es cambiarlo primero a usted,  y luego le cambia las cosas.

Allí estaba Jonás, en la panza del pez y no le daba la gana orar. Nos da el  testimonio de lo que vivió, cuenta con detalles lo que vivió,  pero no oró.

Fue hasta el tercer día que él ora.  Duró dos días enteros lamentándose de su situación sin orar. Dos días enteros lamentándose, quejándose de cómo era posible que eso le estuviera pasando a él.  ¿Le parece familiar?

Deje de estar lloriqueando en el vientre de esa circunstancia. Porque nadie más que usted fue quien se metió en el vientre de esa circunstancia.

Lo que hizo el tercer día fue lo que lo salvó.  Dice la Palabra que Jonás  oró desde el  vientre de ese pez,  y fue allí cuando Dios hizo que ese pez lo vomitase y lo tiró en tierra.  No pierda más tiempo.

“Ay Señor no tengo dinero,  yo no me merezco esto,  hay otros más malos y andan en grandes carros, Señor cómo es posibleque ésta injusticia me suceda a mí,   también lo otro, y lo otro….”

Ore y deje de quejarse, accione su vida de oración, no ore solo cuando tiene problemas, ore para que no vengan  y si vienen pueda salir de ellos.

No pierda más tiempo,   ahórrese el día uno y el día dos en el vientre de su pez.   Clame desde lo profundo de sus circunstancias,   clame profundo,  no oraciones light  como si estuviera a la par de un pececito de pecera,  como si su circunstancia fuera pequeña.

“Señor solamente tú me vas a sacar de esto, no cesaré en mi oración porque sé que me vas a sacar de esto”.

Cuando al pueblo de Israel todo les salía mal, ellos no iban a buscar a un experto para que hicieran un análisis del por qué  las cosas iban así.   Israel buscaba al profeta cuando todo se salía de curso.

El profeta tiene como una de sus labores hacer que el pueblo se vuelva al camino recto  para que Dios le pueda bendecir. Entonces iban a buscar al profeta y este siempre les decía que debían  analizar la condición de sus corazones.

Hablo del profeta de Dios,   ¿verdad?

Analicen el estado de su corazón para con Dios porque desde allí es donde se están fugando todas las bendiciones.

Es posible que este no sea un mensaje popular,  pero si es muy efectivo.

Este es un mensaje llave maestra,  le va a abrir todas las puertas.  Siempre que se alinee a la voluntad del Señor claro está.

Dios ha determinado que usted camine de triunfo en triunfo.

La decisión de hacer lo que Él determinó es nuestra y solo nuestra.

La palabra integridad viene del griego Tuma,  y tiene también otras formas como Tama  y Tumin.   Cada una de ellas tiene un significado que nos va a enriquecer el concepto  de integridad.

Tuma significa que usted es inocente.  ¿Qué le parece?

Dios quiere que nos presentemos delante de Él, Tuma, es decir; inocentes.

Cuando reconocemos que hemos fallado, que hicimos mal  y nos arrepentimos,  inmediatamente nos colocamos delante de Él como Tuma: “inocentes”.

Integridad significa también que mi corazón no está dividido.

Es solo de parte de Dios.  Entonces,  me vaya bien o  me vaya mal;   yo sigo de parte de Dios; entienda las cosas  o no las entienda;   sigo de parte de Dios.

Usted se dice: “Me parece que la vida y hasta Dios mismo me han jugado una mala pasada  es incomprensible esto”;   pero mi corazón sigue del lado de Dios.

Nunca pienso que es Dios injusto conmigo,  Él es justo.

Él tiene la razón  aunque yo no entienda lo que pasa.   “Tú no te equivocas,   por eso no voy a dividir mi corazón,   sigo de tu lado”.

La palabra Tama que es otra forma del verbo en griego; significa ser Piadoso.   Quiere decir limpio,  eso es ser piadoso.

Un piadoso es alguien que simpatiza con la limpieza.  Le gusta que todo este ordenado en casa, que todo huela a limpio, que usted mismo sea muy limpio en su higiene personal. Esta gente siempre quiere la limpieza,  quiere la salud.

En lo espiritual es estar limpio de corazón, limpio de mente,  limpio en su hablar,  en su ver,   en lo que oye.   Esto es ser piadoso, Tama.  También Tama es ser recto en los negocios; como decimos en Costa Rica  cero mordidas.

Si tiene una relación  la lleva rectamente,  les gusta todo lo que es derecho,   todo lo que es justo,   todo lo que es legal.

Eso es una persona Tama.

Una persona íntegra,  limpia, recta, justa, planta el bien, y desarraiga y desecha el mal.   Esto es lindo iglesia.

Tumin, es otro derivado del mismo verbo en griego para Integridad.

Las piedritas del Tumin que llevaban los sacerdotes en el Antiguo Pacto.  Parece ser que eran dos piedritas. Una de ellas decía SI, y la otra decía NO.

Y las llevaban junto al pecho.  Decisiones en ese entonces eran respaldadas por Dios que salían del Tumin.  Entonces,  hoy Tumin significa lo que juzga y determina que aquello es justo.

Diga conmigo: “No hay poder mayor de reclamo ante Dios que la oración de un hombre y mujer íntegros.

Usted puede reclamar y Dios le dejará ver todos sus beneficios.

LATEST WORK
Suscribete
Mantente al día, con nuevos artículos y noticias.
OUR CLIENTS