Home / La integridad es un requisito para prosperar #3

Veamos otro ejemplo,  el Rey Ezequías es el protagonista número dos después de Job.

II Reyes 20:   en un momento dado dice la escritura que Ezequías enfermó y de muerte. Eso significa que solo un milagro lo podía mantener en este planeta.

Dios es  bueno y trata de una manera  especial a los íntegros.

Le mandó a un profeta para que le avisara que moriría.  Si usted es íntegro,   difícilmente algo le va a tomar por sorpresa.

Cuando lo que viene sea bueno o malo,  usted dirá: “Cómo Dios me lo había ya revelado”.

Versículo 1: “En aquellos días, Ezequías cayó enfermo de muerte, y vino a él,  el profeta Isaías y le dijo: ordena tu casa porque morirás y no  vivirás”.

Hermano ordena tu casa.  Tome este  rehma en este momento.  Ordena tu casa,  ordena tu vida.  Yo no puedo ordenar mi marido,  pero  mi vida y  mi casa sí puedo.  Yo  no puedo ordenar a mis hijos,  ya están grandes,  he querido;  pero sí puedo ordenar esta  mi casa.

Cuando Dios le dijo: “ordena a tu casa a Ezequías”; esta frase debe de quedar insertada en tu ser ahora.  Si yo no camino en orden lo que recibiré es muerte,   y nonecesito que me metan en un estuche y me coloquen tresmetros bajo tierra para estar muerto.

Hay mucha gente que huele a muerto en la casa de Dios y vive en medio de muertos,  viven en medio de situaciones muertas  y hay muerte a su alrededor, todo porque no ordena su casa.

Cuando el rey escuchó semejante comunicado volvió su rostro a la pared y oró a Jehová diciéndole:

Aquí está la oración de reclamo:   “Te ruego oh Jehová que  hagas Memoria”.

Hermanos,    usted y yo tenemos que hacer cosas buenas en la vida.

Debemos hacer obras buenas en la vida porque Dios olvida el pecado cuando nos  oye  confesándolo;pero nunca olvida lo bueno que hacemos, hermanos,   nunca.

Dios tiene un libro de memorias de todo lo bueno que usted ha hecho. Dice la Palabra que eso es así.

Siguiendo con la oración del rey Ezequías, le siguió orando a Dios,   porque no estaba de acuerdo con morirse.

¿Le dice algo así  como esto a la  forma del siglo XXI?

“Señor,   chequea mi cuenta y mis activos allá en el cielo, haz un balance de todas las cosas que yo he realizado,    tomé mi reinado a los veinticinco años y hoy tengo cuarenta.   En esos años mi padre Acaz había profanado tu templo,    pero yo no hice lo mismo que él hizo,  sino que me busque un papá que hubiera hecho lo  bueno delante de tus ojos;    busque a David. Señor yo hice lo mismo que David hizo,   porque mi papá había destruido el templo,   tú sabes que estaba lleno de estiércol,   allí   él había levantado altares a Baal.   Cuando yo llegue a mis veinticinco años,   hice todo lo contrario. Te lo limpie, te encendí las lámparas; día a día como tú lo mandas”.

Usted que me está siguiendo diga conmigo:” Yo soy tu casa mi Señor”.

Acumulando pecado no confeso diariamente estará como estaba el templo cuando Ezequías empezó a  reinar; lleno de estiércol.

Puede bien haber altares a Baal,    toda nuestra vida sucia y a oscuras como estaba el templo, sin encender la lámpara de la intercesión diariamente.

Dios te dice ahora mismo que ordenes tu casa, ordena tu casa porque por el camino que vas; morirás.

No puedo intervenir te dice el Señor hasta que no te decidas y ordenes tu casa.

Volviendo al tema de la Integridad, Ezequías está haciendo una oración de RECLAMO;  sí, claro.     “Haz memoria Señor que he andado delante de ti en verdad y con integro corazón y he hecho las cosas que te agradan. Y lloró Ezequías con gran lloro.” 

Iglesia, cuando yo me devolví para ver todo lo que este hombre hizo, vea lo que leí en el capítulo 18: “Comenzó a reinar Ezequías hijo de Acaz, tenía veinticinco años y reino en Jerusalén veintinueve años,… hizo lo recto delante de Jehová conforme  a todas las cosas que había hecho David su padre.

Quitó los lugares altos, quebró las imágenes, cortó los símbolos de Acera e hizo pedazos las imágenes de bronce  a los cuales todavía le quemaban incienso.

En Jehová Dios de Israel puso su esperanza y ni antes de él  ni después hubo otro como él entre todos los reyes de Judá porque guardó los mandamientos que Dios le dio a Moisés. Por eso Dios estaba con él donde quiera que este estaba. Y todo lo que hacía  Jehová se lo prosperaba”.

Si usted vuelve a leer lo que este hombre rey hizo durante todos los veintinueve años de reinado, se dará cuenta que él buscó  cómo hizo David para mantener la presencia de Dios; e hizo lo mismo.Entonces cuando uno tiene la conciencia limpia, cuando uno sabe que ha caminado en integridad delante de Dios,puede uno decirle a Dios:

“Señor te ruego que reconsideres esto y aquello”; antes no.

Lo de estos dos hombres es lo

que el Señor espera de usted y de mí; que tengamos un registro de integridad para poder reclamarle y sea revocado entonces cualquier sentencia de muerte.

Dios quiere que entienda que sin una vida espiritual intensa;  no nos será posible prosperar, porque la prosperidad es un beneficio espiritual, que se refleja en lo  espiritual y en lo material o físico.

Yo espero y por sobre todo el Señor; que con este mensaje rectifiques tu camino.

Yo determiné rectificar mi vida y caminar solo piadosamente.

No pasa un día sin que limpie mi corazón delante de mi Dios. Determiné que en mi corazón no se va a acumular basura porque quiero que todo lo que haga y diga;  prospere.

Yo no soy tonta, y usted tampoco. Sin integridad, no hay prosperidad.

Ezequías tuvo argumento válido delante de Dios con sus reclamos, ¿puede usted hacer lo mismo?  ¿Por qué no se decide de una vez a cambiar esa racha interminable?

¿Por qué no se decide a cambiar ese ciclo de ruina, de enfermedades, de problemas, de tanto tiempo?   Solo haga lo que yo hice hace mucho y que hago diariamente; caminar en Integridad de corazón, eso te limpiará y Dios podrá hacer memoria de tus obras;  así serás muy prosperado porque eso es lo que Dios quiere.

LATEST WORK
Suscribete
Mantente al día, con nuevos artículos y noticias.
OUR CLIENTS